• www.elblogdeeducacion.org

De las redes de aprendizaje a las tramas educativas



Esta no es una tarea fácil, sobre todo si se ha transitado desde un enfoque rígido, enciclopédico y academicista, en el cual a los alumnos se les han limitado las fuentes motivacionales, la orientación actitudinal, la carencia en la habilidad para la identificación y manejo de las emociones, poca exploración de los recursos cognitivos de estudiante y el poco o nulo desarrollo de los procesos meta cognitivos que al final de cuentas, generan las habilidades claves para que la persona se desarrolle como un aprendiz ante cualquier situación. Esta habilidad desarrolla la autonomía formativa, ya que le permite pasar de un aprendizaje guiado y dirigido, hacia estructuras de aprendizaje autónomo y no limitados por la escolarización.

Dos factores claves ayudan a transitar hacia un modelo educativo flexible y con mayor pertinencia: poner el énfasis del proceso educativo en el aprendizaje y la implementación de ambientes de aprendizaje que permitan desarrollar experiencias más significativas de aprendizaje tanto dentro como fuera del aula. Ya que favorecen el desarrollo hacia un rol más activo de estudiante en el proceso del aprendizaje. La conjunción de estos factores fomenta el autocontrol, la autonomía y la autorregulación, centra los procesos en situaciones concretas que ayudan a aprender de otros y enseñar a otros, desde un enfoque colaborativo.

Una estrategia que articula los dos factores anteriores es la creación de redes de aprendizaje. Estas redes pueden desarrollarse desde entornos presenciarles o virtuales, sincrónicos y asincrónicos, escolares y extraescolares. El concepto de aprendizaje en red es tímidamente abordado en el documento del Modelo Educativo de la SEP, y no se profundiza sobre la potencialidad formativa.

Este concepto de las redes de aprendizaje no es nuevo, Iván Illich en su libro la Sociedad desescolarizada de 1978, ya visualizaba la necesidad de crear nuevas formas de interactuar para generar nuevas estructuras que favorecen el aprendizaje más activo. Propone el concepto de “tramas educacionales”, que las define como redes de aprendizaje accesibles a las personas, con intereses comunes y que además propician igualdad de oportunidades para aprender y enseñar.

El diseño y desarrollo de estos ambientes de aprendizaje en red, favorece la implementación de estrategias formativas para los alumnos, con el fin de que asuman un mayor protagonismo de su propio aprendizaje. No es solo una estrategia de aprendizaje, sino el desarrollo de factores formativos como la integración a un propósito compartido, la orientación hacia la producción de conocimiento en lugar de solo consumir lo creado por otros, fijar metas para el trabajo colaborativo, fortalecer la autoestima y el aprendizaje autónomo, desarrollar una mayor autorregulación de los propios procesos cognitivos, interactivos y de aprendizaje. Todo lo anterior con la finalidad que los estudiantes generen nuevas interpretaciones de las diferentes maneras de aprender.

Por otro lado, la creación de redes de aprendizaje intercolegial, tiene efectos en el fortalecimiento de la equidad, ya que al vincular a los estudiantes con pocas oportunidades de acceso a recursos que facilitan el desarrollo de competencias, a espacios de interacción igualitarios, pueden desarrollar mejor las habilidades que les permiten no solo aprender más, sino integrarse a una dinámica de desarrollo humano y social.

Este es el caso de la experiencia de las secundarias maristas de Baja California (dos de Tijuana y dos de Mexicali), al diseñar e implementar un proyecto piloto con un grupo de alumnos de tercero de secundaria, en el cual se integran mediante equipos de trabajo formados por integrantes de cada una de las secundarias y se organizan para reunirse virtualmente y trabajar colaborativamente en la construcción del proyecto. Son acompañados por los coordinadores académicos y docentes de cada escuela. Las reuniones de planificación y seguimiento generaron además, una dinámica de trabajo colaborativo que no se había tenido antes. Esta experiencia es un tema para desarrollar en otro artículo.

Lo que se observa es que los ambientes de aprendizaje mediante redes, no se limita al desarrollo de un contenido curricular, sino que su mayor beneficio radica en la generación tramas educativas, esto significa que las habilidades, los valores y las actitudes, impactan en una nueva visión del sentido educativo. Es imperante desarrollar una nueva visión de la educación y trasformar las prácticas pedagógicas de nuestras escuelas, pensando inclusive en los ambientes que van más allá del aula. El liderazgo pedagógico de la escuela debe enfocarse a proyectos innovadores que den como resultado una mejora educativa integral.


#producirconocimiento #EduardoLópezMartínez

  • Google+ Black Round
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round

© 2017  Blog de Educación

creado por Focus Education

Agustín Díaz 20. Col. Miguel Hidalgo.

Tlalpan. 14260. CDMX

Tel: + 52.55.  

70 95 05 94